Breve historia | Esplora | La Venaria Reale

Breve historia

Vinculado hasta el siglo XIX al destino y a la historia del Palacio Real de Venaria, el Parque de La Mandria y el “Borgo Castello”-Castillo del Burgo- cuerpo central del mismo, ubicado en una olina artificial llamada "Nuova Mandria”, fue destinado para el uso exclusivo y privado de Vittorio Emanuele II de Saboya a partir de 1859.

Este lugar ha estado siempre vinculado a la cría de caballos de raza, y se convirtió, por voluntad del primer rey de Italia, en un lugar privilegiado y preferido para las partidas de caza.

Con este fin, el parque está completamente amurallado y los arquitectos reales Barnaba Panizza y Domenico Ferri fueron los encargados de edificar e idear todos los edificios que podrían permitir al soberano practicar su actividad preferida, la caza.

En la fachada del Castillo, el más importante de los edificios en el territorio del Parque, se construyeron las habitaciones que aún hoy constituyen los hermosos Apartamentos Reales.

Evidente retrato del gusto y de las elecciones del soberano, son las más de 20 habitaciones, abiertas al público, las cuales muestran al visitante todo el encanto de un gran protagonista del “Risorgimento” italiano que compartió parte de su vida privada, precisamente en Castillo de La Mandria, con su esposa morganática Rosa Vercellana (llamada la Bella Rosin) nombrada condesa de Mirafiori y Fontanafredda.

Con la muerte del soberano, el parque, el complejo del Castillo y todos los reposoir de caza fueron comprados entre 1882 y 1887 por la familia Medici de Vascello. Con ellos, la historia del territorio experimentó una nueva fase de desarrollo hasta 1976, cuando la Región de Piamonte adquirió todo el patrimonio ambiental y arquitectónico del Parque, instituyendo en 1978 el Ente de Administración del Parque Regional La Mandria. Desde 1997, el Castillo de La Mandria, junto con todas las demás residencias piamontesas de los Saboya, es Patrimonio de la Humanidad (Unesco).

Compartir